Los 80 años del ícono percusor de la Beatlemania: Recordando a John Lennon.

Un 9 de octubre, pero de 1940 nació en Liverpool, Inglaterra uno de los íconos más grandes de la cultura pop. Mente maestra de un sonido que ha traspasado generaciones y sigue sonando con más fuerza. John Lennon, uno de los cuatro integrantes de los legendarios “Fab Four”, The Beatles.

Es tanta la mitología que se genera alrededor de Lennon y The Beatles con el pasar del tiempo, desde la historia de la formación de la banda hasta las crónicas que rodean la considerada “trágica” vida del músico.

Se puede ratificar analizando todas las entrevistas públicas que John Lennon otorgó a lo largo de su vida, no se encontrarían falacias. A pesar de sus polémicas, incidentes y altercados con los medios de comunicación. El de anteojos era un hombre honesto y en sus declaraciones siempre dejó ver aquella franqueza en sus palabras. Aunque sus opiniones no siempre eran bien recibidas ni por la prensa ni por un amplio sector de la sociedad.

Era un irreverente; no cabe duda. Incluso nunca sintió miedo de soltar algún insulto hacia sus compañeros de Los Beatles. Justo después de abandonar la banda, en una ocasión fue consultado sobre su dinámica de trabajo durante los años dorados del grupo, refiriéndose tajantemente a una serie de canciones compuestas por Paul McCartney, calificándolas como “música de abuelas”.

Dichas canciones serían justamente “When I’m Sixty-Four” y “Honey Pie”, las cuales, para el sonido rockero de Lennon era una evidente oposición entre ideas y estilos que compartía con Paul, cabe destacar que ambos comparten la autoría de la mayoría de todas las canciones de The Beatles.

Sin embargo, en 1971, su canción más icónica saltaría a la fama, aunque ha tenido algunos detractores, el poder trascendente que ha tenido el himno de la paz definitivo de John Lennon es innegable. No hay persona que no se haya detenido a escuchar la icónica letra de la canción compuesta por el ex Beatle y su novia, Yoko Ono.

Un tema que tenía un objetivo que el mismo Lennon sabía que era inalcanzable, pero que era propio de sus ideales. Era un viento de esperanza para aquellos que buscaban la paz. Tanto así que llamó la atención del notable cineasta Stanley Kubrick, quien incluso quería incluir a los cuatro Beatles en el reparto de una adaptación de la novela de J.R.R Tolkien “El Señor de los Anillos”. El músico habría aceptado la invitación, sin embargo, la película nunca fue autorizada para su rodaje.

Lennon tenía pasta de actor, incluso era un juguetón durante las presentaciones en vivo de la banda, utilizando frases y gestos exuberantes que desataban el grito de las fanáticas adeptas a la Beatlemania.

Su sonrisa era la luz del grupo, y no sería hasta el siglo pasado, donde recibiría un disparo afuera del edificio Dakota en Nueva York a plena luz del día, por un fan obsesionado llamado Mark Chapman. Un ataque cobarde y estratégicamente planeado y ejecutado, lo que convirtió al asesino en una figura mediática después de la muerte de Lennon. Le han negado incluso la libertad después de ser declarado de otro asesinato en 1980. Durante su última audiencia se disculpó con Yoko Ono: “Lo asesiné porque él era muy famoso, y era fue la única razón, estaba muy obstinado en buscar la gloria personal, muy egoísta… Lo siento por el dolor que causé a ella (Yoko). Pienso en ello todo el tiempo”.

Lennon nos dejó discos de cultos dignos de una carrera en solitario magnífica, así fue cuando lanzó su álbum “John Lennon/Plastic Ono Band” donde se incluye el temazo: Working Class Hero. Una canción que, sin imaginar, se trata profundamente de la clase trabajadora de Liverpool, una denuncia al sistema británico de clases con su letra.

Son muchas las figuras emblemáticas de un país exportador de grandes músicos como el Reino Unido, tan así, que en 1968 se reunió para un show especial, al lado del baterista de Jimi Hendrix, Mitch Michel, interpretando la canción compuesta por Lennon “Yer Blues”, la cual fue transmitida en el programa de The Rolling Stones, “Rock N Roll Circus”.

Lennon además escribió un par de libros. El primero “In His Own Write en 1964 y “A Spaniard in the Works”, un año después. Ambos libros mostraron un vistazo dentro de la mente de Lennon, no porque deslumbraban muchos detalles de su manera de pensar, sino que componían historias sin sentido, propias del surrealismo sensacionalista. Algo que siempre intrigó al ex Beatle y que es un reflejo claro de su voz que, a ochenta años de su nacimiento, nos sigue llenando de sentimentalismo en cada obra compuesta, sea con el grupo o solista.

Por: Guido Rojas Olave

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts